Translate

15 de diciembre de 2016

El pasado 13 de Diciembre fue el último día laboral de nuestro compañero Carlos Tessainer y Tomasich, historiador, escritor, profesor y responsable de la Biblioteca del centro durante tantos años.

Su labor ha sido inconmensurable. Su dedicación y amor por los libros queda patente en el legado que nos deja en ella.
 
Desde este blog queremos transmitirle la enhorabuena por toda su vida dedicada a la ENSEÑANZA, escrita en mayúscula pues, no solamente ha transmitido sus conocimientos en Geografía e Historia sino que su alumnado ha recibido enseñanza de vida

Gracias  y suerte, Carlos.

Como no podía ser de otra forma, éste es el poema que nos dedica:

 
 
 
                                

"Despacito..."

"Para quienes me quisisteis
a quienes me disfrutasteis.

También a quien me falló:

y quizá me padeció


A quien fui indiferente

pues al fin sólo soy gente.

A quien en mí algo buscó

y en mí cobijo halló.

 

Todos con los que estuve

y bien en mi ser retuve;

a los que me conocieron:

¡Conmigo camino hicieron!

 

Alumnos y compañeros

todos en mi pensamiento

dueños, poseedores

de este mi sentimiento.

 

Sentimiento bien real

con vosotros el sentido

sincero, por ello leal

del día a día vivido.

 

A vosotros caminantes,

tejedores de mi vida:

siempre acompañantes

de mi profesión querida.

 

Despacito quiero irme

con sigilo me voy yendo,

gratitud al despedirme

a quienes sigo queriendo.

 

Los deberes dejo hechos,

la tarea acabada.

Me voy pues satisfecho:

¡Mi senda quedó andada!”

Carlos Tessainer y Tomasich

13 Diciembre 2016

 

 
Y , ¿Quién mejor que nuestro compañero Juan Leiva para dedicarle unas palabras en su Blog del diario Sur de Málaga?

 Disfrutemos de ellas.
 
Juan Leiva | Sábado, 3 de diciembre de 2016 | 
 
A veces tengo la extraña sensación de que el tiempo sólo pasa deprisa para quienes un día abandonamos ese barco donde sólo admiten pasajeros en edad de trabajar; pero claro que no es así. Echas la vista atrás y ves que el paso del tiempo es demoledor para todos, implacable diría yo. Puede con todo y arrasa con ese alud de días, semanas, meses y años que nos pasan por encima sin contemplación alguna. Todo lo que parece tener por delante un amplio margen de tiempo no sólo llega sino que nos arrastra dejándonos, a modo de consuelo, eso de que hemos tenido la suerte de haber estado ahí para vivirlo y contarlo. Será verdad; pero lo pasado es eso, pasado.
En mis cuarteles de invierno, donde desde hace más tiempo del que yo quisiera me hallo dedicado a tareas ajenas por completo a la bulla, me gusta tener noticias de lo que acontece en mi querido instituto en el que dejé una buena parte de mi vida; por cierto, creo que muy bien empleada y lo digo por las grandes satisfacciones que allí recibí. En todo caso yo mismo busco novedades los jueves, en que suelo verme con algunos de mis antiguos compañeros entre los que cada vez empiezo a sentir más ausencias llamémoslas jubilosas. En breve, si tengo ocasión y tiempo para comprobarlo, un día me encontraré que ya no queda en mi instituto ninguno de mis colegas de docencia; aquellos con los que me batí en más de un claustro discutiendo acaloradamente por no habernos adscrito todavía al plan de calidad; aquellos con los que tantas comidas de fin de curso cerré con un fuerte abrazo, tras ponernos sentimentales con la marcha del compañero que se jubilaba o se trasladaba a otro centro; o aquellos que se malhumoraban más de una y de dos veces por culpa de un puñetero horario que no había respetado sus preferencias,  aunque unos minutos después echaban pelillos a la mar para acabar riéndose de las últimas anécdotas del verano recién terminado. Cosas de compañeros que se quieren a fuerza de compartir vivencias en medio de ese catalizador de sentimientos tan fuerte que es el mundillo docente.
En fin, cada vez que echo cuentas veo que la tripulación de ese barco que mencionaba antes se está renovando más. Ahora le ha llegado el turno de desembarcar y jubilarse a mi querido amigo Carlos Tessainer, con quien tan buenos años compartí y disfruté. Carlos pertenece a esa estirpe de personas que, si bien se han resignado a regañadientes a demasiadas vulgaridades que campan a sus anchas en estos tiempos que corren, han sabido conservar de otra época una exquisitez y buen gusto que él sigue dejando patente no sólo en sus modales sino también en otras facetas, aparte la docencia, como es la de novelista.
También es verdad que él no sería el mismo sin ese toque de humor, algo picante, que siempre luce y con el que adereza cualquier conversación que se tercie con sus amigos y compañeros; sirvan como botón de muestra  los recreos con Nieves mano a mano a ver quién tenía la ocurrencia más graciosa. A cualquier cosa le saca punta y transmite su jovialidad de tal modo que a sus contertulios no les queda sino pasar un rato divertido a su lado; rara vez lo he visto malhumorado. Eso sí, cuando de asuntos burocráticos se trata entonces el día se le nubla y yo diría que hasta tormentea. Bueno, no es para preocuparse; a cualquiera se le puede agriar por un rato el carácter ante la avalancha de informes, programaciones, actas de reuniones hasta para lo más nimio, más informes pero de otra manera, más de lo mismo en un tercer formato, formularios a mansalva… y tamizado todo por el incontestable filtro del  “Séneca”.
Pero, papeleos y farfollas aparte, Carlos deja en nuestro centro una estela importante que los más jóvenes colegas deberían tratar de seguir. Sobre todo porque entre sus alumnos ha calado con su amena forma de enseñar la historia; siempre aderezada con un toque personal  que ha facilitado muchísimo su aprendizaje. Yo mismo,  a través de sus interesantes artículos, he tenido ocasión de conocer pasajes históricos interesantísimos que ignoraba, como los relativos a Isabel II o a la presencia española en el norte Marruecos que él bien conoce de primera mano; y todo ello contado con un lenguaje directo que a mí me encanta. Tampoco quiero dejar de mencionar, por lo mucho que para él representa, su faceta de novelista; sin embargo qué le voy a contar que ya no le haya dicho. Sus “Pájaros del cielo” es una de las novelas más bonitas que he leído, escrita en un modo que llega a cualquiera. Sabe huir de ese vocabulario que a veces los autores usan para presumir de su dominio del lenguaje, aunque  a costa de obligar al lector a tener el diccionario a mano a cada momento; pero a su vez impregna sus relatos de un lirismo y un estilo, entre aventurero y yo diría biográfico, que hace de su novela un regalo de emociones.
Podría seguir piropeando sus cualidades intelectuales; pero prefiero centrarme en mis últimos años de travesía docente, donde compartimos muy buenos ratos entre los que no me resisto a señalar los divertidos cafelitos del recreo en Tito Clemente, o aquellas guardias de biblioteca en que, además de sentir las bondades del silencio y catalogar cumplidamente libros,  dábamos repaso a tantas cosas que me ayudaron a descubrir en él a un gran compañero y amigo.

Felicidades, Carlos. Espero que los días nublados en que no te apetezca ir a la playa, vengas a darnos un refrescón de esa simpatía tuya con la que te paseas por la vida. Ya sabes, donde siempre. Un abrazo.

Juan Leiva León

14 de diciembre de 2016

El pasado 7 de Diciembre celebramos en nuestro centro el Día de la Constitución.
 
El Departamento de Filosofía ha trabajado en sus clases algunos artículos extraídos de ella y la compañera Toñi Tobal con 4º ESO A y D una exposición con los que el alumnado ha considerado más interesantes.
 



 

1 de diciembre de 2016

PREMIO CERVANTES 2016


EDUARDO MENDOZA
 
 
 
Eduardo Mendoza ha sido galardonado con el Premio Cervantes 2016. Considerado el Nobel de Literatura en español y dotado con 125.000 euros, este galardón reconoce la trayectoria de los escritores que hayan contribuido a enriquecer el legado literario hispano.
El jurado le ha otorgado el premio a Eduardo Mendoza «porque, con la publicación en 1975 de 'La verdad sobre el caso Savolta', inaugura una nueva etapa de la narrativa española en la que se devolvió al lector el goce por el relato y el interés por la historia que se cuenta, que ha mantenido a lo largo de su brillante carrera como novelista». En la estela de la mejor «tradición cervantina», Mendoza «posee una lengua literaria llena de sutilezas e ironía, algo que el gran público y la crítica siempre supieron reconocer, además de su extraordinaria proyección internacional».
Posteriormente publica El Misterio de la Cripta Embrujada”, una parodia con momentos hilarantes que mezcla rasgos de la novela negra con la gótica,  publicada en 1979 y que marca el comienzo de una pentalogía protagonizada por un personaje peculiar, una suerte de detective encerrado en un manicomio, de nombre desconocido. 
 
El laberinto de las aceitunas, 1982, la segunda novela protagonizada por el detective sin nombre, lo consolida como uno de los autores con más éxito de ventas. La saga protagonizada por este personaje continuó en 2001 con un tercer volumen, La aventura del tocador de señoras y El enredo de la bolsa y la vida, cuarto volumen publicado en 2012.
 
 
En 1986 publica «La ciudad de los prodigios», que Mario Camus adaptó a la gran pantalla en 1999 y con la que ganó el premio Grinzane Cavour (1988, Italia) y el Ciutat de Barcelona. En 1986, junto con Miguel Narros, versiona y traduce «El sueño de una noche de verano», de William Shakespeare.

 
En 1989 publica «La isla inaudita» en la que usa la ciudad de Venecia como principal escenario y en 1990 estrenó su primera obra de teatro, «Restauració».
Un año después llegaría «Sin noticias de Gurb» y en 1992 escribe una novela colectiva detectivesca junto con Félix de Azúa, Manuel Vázquez Montalbán, Juan Marsé, Andreu Martín, Jesús Ferrero, Javier Fernández de Castro y Francisco González Ledesma.

El 16 de octubre de 2010, el escritor Eduardo Mendoza, oculto tras el seudónimo Ricardo Medina, ganó la 59ª edición del Premio Planeta de novela, dotado con 601 000 euros, con la obra Riña de gatos. Madrid 1936. El punto de partida de la novela ganadora es la llegada a la España en la primavera de 1936 de un joven inglés, especialista en pintura española, reclamado para tasar un posible cuadro desconocido de Velázquez.
Con El enredo de la bolsa y la vida, publicado el 10 de abril de 2012, Mendoza vuelve a dar vida al anónimo detective protagonista de El misterio de la cripta embrujadaEl laberinto de las aceitunas y La aventura del tocador de señoras en una sátira ambientada en la Barcelona actual.
En 2015 se publica El secreto de la modelo extraviada, la quinta novela de la serie del detective, ambientada nuevamente en su Barcelona natal.

27 de noviembre de 2016

25 de Noviembre, Día contra la violencia de género

Con motivo del Día 25 de Noviembre, Día Internacional contra la violencia de género, se han llevado a cabo numerosas actividades en nuestro centro. Desde la Biblioteca hemos querido contribuir seleccionando varias lecturas y películas coeducativas que tratan el tema de la desigualdad de género así como otras que revelan formas de combatir la violencia de género.
Entre las lecturas figuran los que corresponden a la escritora Gemma Lienas, "El diario violeta de Carlota", "El diario azul de Carlota", "El diario rojo de Carlota" y "El diario rojo de Flanagan". Los dos primeros están incluidos entre las lecturas obligatorias en 3º ESO en Lengua, 3º PMAR y 3º Cambios Sociales y Género.
También se incluyen "Caricias de León" de Santiago García-Clarac, " Tú dices amor, yo digo sexo" de María Menéndez-Ponte, "Niña invisible" de Melisa López, "Hello, Goodbye" de Roberto Vivero y "Navegando por aguas turbulentas de Carlos Puerto.


También se ha incluido el cómic "Pillada por ti".

Éste ya aparece en nuestro "Maletín viajero" dirigido a 1º ESO y  puede trabajarse tanto en documento impreso como con la pizarra digital. Está disponible gratuitamente en APP STORE el APP para iPad y iPhone, con versiones en castellano, catalán, gallego, euskera, inglés y francés. En este enlace: bit.ly/z3aflb y en este otro también podéis visionarlo:

https://issuu.com/lagruaestudio/docs/comicpilladaporti?e=4184806/2635893
 
En cuanto a las películas coeducativas son muchos los títulos que se pueden visionar y analizar. He hecho una selección de las más significativas. En el panel solo aparece una breve selección que se irá cambiando cada semana. Entre ellas destaco "Solo mía", "Celos", "La fuente de las mujeres", " Y ahora, ¿dónde vamos?", "Pan y rosas", "Durmiendo con su enemigo", "Osama", "El color púrpura", "Provoqued", "Nunca más", "Las mujeres de verdad tiene curvas", "No estás sola, Sara", "Precious", "Te doy mis ojos", "Mustang" o "Antigua vida mía".


Estos libros y estas películas se encuentran en la Biblioteca del centro.



 

20 de noviembre de 2016

¡Bibliotecas del mundo!

Existe una Biblioteca en el mundo llamada Matenadaran (en armenio, Մատենադարան, «biblioteca») o Instituto Mashtóts de investigaciones sobre los manuscritos antiguos. Es uno de los depósitos de documentos y de manuscritos más ricos a nivel mundial, con muestras en pergamino, palimpsestos y piedras con escritura cuneiforme. También se muestra en este bello lugar la formación de todos los pigmentos con los que se realizaban las tintas.
Está situada en Ereván, la capital de Armenia, y cuenta con más de 17.000 manuscritos y alrededor de 300.000 documentos de archivo.
Su historia se remonta al siglo V y a la creación del matenadarán de Echmiadzín. La tradición nos hace remontarnos a la invención del alfabeto armenio por Mesrob Mashtóts en 405.De él es la estatua que se encuentra en la entrada de la Biblioteca.





Inventor de la escritura armenia ( se lee de derecha a izquierda)

La Biblioteca Matenadaran se encuentra en una colina que nos permite tener una de las principales perspectivas de Ereván. La vista sobre la ciudad y el monte Ararat (5165m) es espectacular aunque debemos recordar que éste se halla en Turquía.
 
Es una propiedad pública y está inscrita en el Programa Memoria del Mundo de la Unesco,. El Instituto constituye hoy en día «uno de los lugares esenciales de elaboración y transmisión de la memoria nacional en Armenia».
Describe un lugar que sirve igualmente de scriptorium. Varios monasterios armenios disponían de su propio matenadarán, de los cuales subsisten hoy en día algunos, en Haghpat o en Sanahin, por ejemplo.
Os dejo con algunas de sus fotos para que disfrutéis de las imágenes de sus manuscritos.